Esta nueva asociación (que se enmarca en la larga -y afortunada- lista de uniones ecológicas formadas por un tándem relojero-fundación) reúne a dos organizaciones francesas impulsadas por los mismos valores de exploración, precisión y excelencia. Y es que esta asociación tiene mucho sentido.

Desde 2003, la Fundación Tara Ocean trabaja para ampliar las fronteras del conocimiento de los océanos y concienciar a las generaciones más jóvenes de todo el mundo sobre su fragilidad e importancia.

Por su parte, Bell & Ross ha contribuido en el descubrimiento de los océanos equipando a muchos profesionales con instrumentos de precisión, como el Hydromax, lanzado en 1997. Certificado a 11.100 metros, este reloj de buceo supera los límites de la búsqueda de la profundidad. 

Desde hoy, toda la tripulación de Tara lleva relojes de la colección DIVER

Con el mismo nivel de excelencia, la firma presentó en 2007 el BR 02, un reloj de buceo profesional, hermético hasta 1.000 metros, que cumple con las exigencias de lo extremo. Finalmente, en 2017, creó el BR 03-92 Diver, un reloj de buceo con una forma icónica de óptima fiabilidad.

Carlos Rosillo, presidente y director general de Bell & Ross, y Romain Troublé, director general de la Fundación Tara Ocean

Explorar para comprender, compartir y cambiar

A través de esta asociación, Bell & Ross pretende promover y apoyar todas las acciones y misiones de la Fundación Tara Ocean, cuyo objetivo principal es “explorar para comprender y compartir para crear un cambio”. Esta asociación aporta una nueva dimensión al compromiso de Bell & Ross con los mares, que va más allá de la simple idea de exploración per se. Firmes en la creencia de que el futuro de la humanidad y el del océano están íntimamente ligados, Bell & Ross desea promover la investigación abierta y orientada a la acción, un principio fundacional desde sus inicios.

Aunando competencias

Durante las expediciones a bordo de su goleta homónima, botada pocos meses antes del nacimiento de Bell & Ross, la Fundación Tara Ocean reúne a investigadores que comparten sus conocimientos sobre el mayor ecosistema del planeta en torno a un único objetivo: estudiar el Océano para comprenderlo. Un auténtico laboratorio flotante de aspecto futurista, donde una tripulación de 14 personas trabaja, duerme y navega por el planeta. La goleta Tara ha recorrido más de 270.000 millas náuticas, es decir, medio millón de kilómetros.

La goleta ha afrontado retos increíbles, acumulando 12 expediciones y más de 250 escalas en 56 países. La última misión de Microbiomas finalizó el pasado mes de octubre, tras dos años en el mar.

La tripulación está formada por marineros y científicos. Sin embargo, para garantizar que todas las disciplinas estén representadas, la Fundación también invita a fotógrafos, periodistas, artistas, diseñadores y otros talentos para completar su visión de 360° del Océano.

La credibilidad, la experiencia y el impacto científico de la Fundación Tara Ocean están avalados por las cifras: 300 publicaciones científicas, 150 millones de genes descubiertos del universo marino y 200.000 tipos de virus definidos, entre otros muchos logros. Estos resultados han sido posibles porque, desde su creación, la Fundación lleva a cabo sus expediciones en colaboración con los mayores institutos de investigación científica internacionales: centros de excelencia como el CNRS, el CEA, el MIT e incluso la NASA. Al igual que Bell & Ross se esfuerza por colaborar con los mejores ingenieros y relojeros para diseñar relojes excepcionales.

Para saber más sobre la Fundación Tara Ocean, visite www.fondationtaraocean.org

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí