Después de 50 años en la relojería, Jean-Claude Biver y su hijo Pierre, ambos apasionados coleccionistas, se embarcan en una magnífica aventura: la creación de una marca relojera híper exclusiva y de gran prestigio, Biver Watches.

Liberados de todas las presiones y limitaciones económicas, recurren a los mejores especialistas de cada campo para crear piezas excepcionales. Su modelo inaugural es una repetición de minutos carrillon equipada con un tourbillon y un microrotor.  Sus elementos más pequeños, incluidos los que no se ven, han sido decorados a mano porque es en los acabados donde reconoceremos la firma Biver, en esta búsqueda de la belleza invisible.

Para Bucherer Biver Watches ha creado una pieza excepcional: un Carillon Tourbillon. Con un diámetro de 43 mm, este reloj único, elaborado en oro blanco, presenta una combinación armoniosa de elegancia e innovación. La repetición de minutos está adornada con una cautivadora variedad de zafiros, con un total de 294 piedras impresionantes y mostrando un espectro de tonos. Con una resistencia al agua a 20 metros, la corona es la única parte de la caja sin engaste de gemas, adornada con grabados JCB. La parte delantera y trasera están protegidas por cristal de zafiro, lo que garantiza durabilidad y claridad. 

La esfera presenta un centro completo de sodalita sobre una base de oro blanco, adornado con elegantes índices de oro blanco. Añadiendo un toque de opulencia, un degradado de 90 zafiros azules recorre el borde, sumando un impresionante total de 2,70 quilates. La elección de la sodalita y la disposición de los zafiros azules crean una composición armoniosa y visualmente impresionante. 

Complementando la esfera se encuentra el tourbillon a las 6 horas, con una triple aguja que sigue con precisión los segundos. El puente tourbillon de oro blanco realza la estética general de este reloj excepcional.

Esta repetición de minutos tipo carillon tiene tres martillos y tres gongs. El movimiento automático también cuenta con un microrotor de platino, con una placa grabada en oro rosa, el sello JCB garantiza un altísimo nivel de acabado del movimiento, tanto en términos de calidad como de decoraciones.

La platina está perlada en ambos lados del movimiento, los puentes visibles en la parte posterior del movimiento son de oro blanco, con decoración graneada en la parte superior. El tourbillon está rematado por un puente de oro blanco. La reserva de marcha es de 72 horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí