Antes de que la doble crisis sanitaria e institucional acabara con el evento, la última edición de Basel-world nos trajo interesantes novedades que apuntaban cómo podría haber sido su futuro. Entre ellas estaba Incubator, un espacio exclusivo para conocer firmas de reciente creación. Allí fue donde tuvimos la ocasión de descubrir Trilobe, un proyecto basado en un original modo de medir el tiempo. Muchas cosas han pasado desde aquella primera toma de contacto. Entre las más destacadas, la exitosa participación de Trilobe en la edición 2019 de la subasta Only Watch, su expansión internacional y su primera presencia en Watches & Wonders. Aunque sin duda el aspecto que más nos ha llamado la atención sea el haber sido capaz de desarrollar su propio calibre, bautizado X-Centric, con la introducción en todos sus modelos. 

El alma máter de Trilobe es Gautier Massonneau, un joven francés con una formación y experiencia laboral hasta ahora ajena al mundo de la relojería y que en 2015 decidió crear su propia firma “al ser incapaz de encontrar un modelo que se ajustara a mis gustos y presupuesto”. Al igual que sus compañeros de generación, la falta de experiencia relojera de Massonneau le permite tener una visión más abierta y original de este mundo tan tradicional. Algo fácil de comprobar en el propio nombre elegido para la marca. “Es un guiño a mi historia y mis raíces. Mis padres son arquitectos y siempre he estado muy vinculado a este mundo”. Trilobe, que podemos traducir al español como ‘trifolio’, es un tipo de arco arquitectónico realizado mediante la superposición de tres círculos conectados. Es una forma intemporal y universal, usada desde hace más de diez siglos. Así queda clara la vinculación de la firma con el arte, sin olvidar la implícita referencia a los tres pilares del tiempo: las horas, los minutos y los segundos; todos ellos siempre presentes en las esferas de sus relojes. 

TR Tiempo de Relojes España_Trilobe
Nuevo lanzamiento de la marca para este 2021. Monta el calibre X-Centric que la firma presentó el año pasado. Un calibre propio basado en el módulo que diseñó para ellos el reputado técnico Jean-François Mojon. 

El concepto de Trilobe se entiende al momento. Carente de agujas, la indicación horaria se realiza mediante tres anillos giratorios concéntricos. La idea parte del propio Massonneau. “Al principio compré libros de relojería y dibujaba prototipos, pero pronto me di cuenta de que no podía hacerlo solo”. Es entonces cuando entra en escena Jean-François Mojon, antiguo jefe de investigación de IWC y que en 2005 se estableció por libre al fundar la compañía Chronode. Esta pequeña firma de Le Locle disfruta de una gran reputación en la industria. De sus talleres han salido creaciones tan llamativas como el Legacy Machine LM1 de MB&F o el Arceau L’Heure De La Lune de Hermès. Chronode era la empresa perfecta para afrontar un proyecto como Trilobe. Mojon diseñó para la joven firma francesa un módulo exclusivo sobre un base estándar ETA 2892, con un resultado más que aceptable. 

EN APENAS UN AÑO DE VIDA HAN SIDO CAPACES
DE DISEÑAR y FABRICAR SU PROPIO MOVIMIENTO 

Pero el equipo de Trilobe no se quedó parado. El pasado año presentó su propio calibre, el X-Centric, con diseño del propio Massonneau, aunque desarrollado y fabricado por la casa Cercle des Horlogers, localizada en La Chaux-de-Fonds. El poco tiempo que ha llevado a Trilobe desarrollar su propio calibre es una muestra de la capacidad de adaptación de la industria suiza. “Solo tienes dos caminos si quieres desarrollar tu propia marca: dominar todas las habilidades en cada área o saber rodearte de las personas adecuadas. Son ellas las que te van a ayudar a crear tu proyecto”, nos cuenta el joven fundador de la marca. “Además, en la relojería también contamos con la ventaja de ser una industria muy pequeña, lo que facilita mucho los encuentros profesionales”. 

TR Tiempo de Relojes España_Trilobe
El concepto es intuitivo. Un reloj carente de agujas inspirado en la arquitectura clásica.

Entre las características básicas del X-Centric destaca su reserva de marcha superior a 48 horas y la carga automática mediante microrrotor. Aunque es el atractivo acabado estético, de impecable negro mate, el aspecto que más llama la atención. A partir de ahora los modelos de Trilobe llevarán el calibre X-Centric. Que las referencias de la firma lleven la misma maquinaria (de hecho, también comparten tamaño de caja) es una gran ventaja para sus creadores ya que evita diversificar la producción y se traduce en un sustancial ahorro de costes. Este es un aspecto de gran importancia para su creador. Massonneau tuvo muy claro desde el principio que el precio de su reloj no debía superar los 10.000 euros. En la actualidad, todas las versiones de Les Matinaux, nombre de la colección, cumplen con este requisito (7.800 euros es el precio de la versión estándar), con la excepción en oro rosa, cuyo importe se eleva a los 17.500 euros.

Trilobe es un perfecto ejemplo de la adaptación a los nuevos tiempos que vive la industria relojera. El sistema híbrido de realización de sus relojes (diseño en Francia y fabricación en Suiza) se traslada también al sistema de venta y servicio postventa. En cuanto al primero, la firma cuenta con nueve puntos de venta a la vez que gestiona su propia boutique online. Y en relación a la postventa, el mismo Massonneau nos explica la solución que han encontrado. “Desde el principio teníamos claro que debía ser uno de los puntos fuertes de la marca. Se nos ocurrió diseñar un kit que el cliente puede solicitarnos de manera directa o través de nuestro distribuidor. En menos de 48 horas se lo hacemos llegar a su casa para que deposite el reloj y sea enviado a la fábrica en Suiza con total seguridad. Nos comprometemos a que, en menos de seis semanas, tenga el reloj de vuelta”. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí